El Ministerio de Damas del CEPAD, es un ministerio que cree en la mujer; Dios nos creó con el propósito de usarnos y darnos un lugar no sólo como esposas, madres, amas de casa, sino también como siervas de Dios, que somos mujeres valerosas, capaces de hacer todo aquellos que nos proponemos en el Señor.

En tiempos pasados gran parte de mujeres han incapacitadas y restringidas en su anhelo para cumplir con la tarea que dios les ha encomendado, hoy Dios está cambiando esa mentalidad y está abriendo puertas llevar a la mujer a un nuevo desafío de llamado y de servicio a Él usando la capacidad, talento y don que Dios le ha dado a cada una. ¡Dios quiere usar a la mujer!

Damos gracias a Dios por el Ministerio pastoral del CEPAD, que cree en la capacidad de la mujer dándole el lugar y la posición que le corresponden y durante estos 20 años ha estado fortaleciendo, motivando, alentando y desafiando a cada mujer a desarrollarse como líder.

LO QUE EL MINISTERIO HACE POR CADA MUJER

Nuestros cultos quincenales tienen el propósito en el Señor de levantar un gran ejército de mujeres sabias que sepan dar la prioridad a Dios en todo y que edifiquen bien su casa. Prov. 31:10

La consolidación.- Es donde cada hermana nuestra se solidifica y crece en la fe y en la doctrina cristiana llegando a conocer y a amar más al Señor.

Los encuentros.- Estos han sido y siguen siendo de gran bendición, pues a través de ellos cada hna, ha sido sanada de sus heridas del pasado y liberadas de toda culpabilidad que pesaba sobre ella, siendo restaurados sus hogares, familias y ministerios.

Los discipulados.- Donde cada hermana, entra en la visión para ser formada e ir escalando cada día para alcanzar una madurez espiritual y vivir una vida de integridad y excelencia cristiana.

La escuela de líderes.- Es una capacitación de excelencia donde forjamos mujeres líderes preparadas y entrenadas para las exigencias del mundo actual. Son nueve meses de preparación doctrinal y de liderazgo.

Gracias a Dios el Ministerio de Damas cuenta con un liderazgo de fuerte convicción, que involucradas en 67 células evangelísticas y 18 células de discipulado formativo continúan firmes como pilares en la Casa del Señor.