Tiene como tarea principal llevar un registro organizado de todos los integrantes de la iglesia, realizar actividades especiales para los que reciben a Jesús como Señor y Salvador, darle seguimiento a los que visitan la iglesia por primera vez y desarrollar acciones con todo el liderazgo de la iglesia para consolidar a los miembros permanentes y atraer nuevos creyentes para la Reino.                                              

Pablo y Bernabé anunciaron las buenas noticias en Derbe, y mucha gente creyó en Jesús. Después volvieron a los pueblos de Listra, Iconio y Antioquía. Allí visitaron a los que habían creído en Jesús, y les recomendaron que siguieran confiando en él. También les dijeron: «Debemos sufrir mucho antes de entrar en el reino de Dios». En cada iglesia, Pablo y Bernabé nombraron líderes para que ayudaran a los seguidores de Jesús. Después de orar y ayunar, ponían las manos sobre esos líderes y le pedían a Dios que los ayudara, pues ellos habían creído en él. (Hechos 14:21-23)

Visión
Que cada líder que pertenezca al ministerio sea enseñado y guiado a través de la palabra de Dios impartida a través de nuestros pastores y así se cumpla el propósito de cada líder dado por el Espíritu Santo.
“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre Él os lo de.  Esto os mando que os améis unos a otros.”  (Juan 15:16-17)

 


Misión
Nuestra misión como Ministerio de Consolidación del Cepad es  que cada nuevo convertido sea equipado y conectado a la visión de la obra para reproducir en ellos el carácter de Cristo de manera que su vida cumpla el propósito de Dios.  Dar fruto que permanezca.
“Por tanto, id y hacer discípulos a todas las naciones.”  (Mateo 28:19)